Está claro que un masaje erótico es una actividad que puede ser empleada con el ánimo de reactivar la vida en pareja o de hacer que se viva una nueva experiencia que ayude a romper con la monotonía que trae consigo la vida en pareja.

De todas maneras, un masaje sensual o masaje erótico puede ser la excusa perfecta para brindarle al cuerpo unas mejores condiciones de salud, ya que además de estimular la piel y ciertas zonas del cuerpo en particular, son otros los efectos positivos que trae consigo. Por eso recomendamos masajes eroticos barcelona, ya que te ayudarán a encontrarte mejor.

Beneficios de un masaje erótico

Como se ha mencionado en el párrafo anterior, la estimulación de la piel es el resultado más evidente, pero que con ello también se consigue manipular los músculos, incluir besos, caricias, besos, descubrir nuevas sensaciones, etc.

Además de lo anterior, una actividad de esta clase permite que una pareja se abandone en las manos del otro para recibir múltiples beneficios para la salud como:

  • Relajar los músculos.

  • El estrés se reduce considerablemente, así que las tensiones se disipan.

  • Los nervios se calman y la mente se serena.

  • Posibilita que usted se pueda olvidar de las preocupaciones de la vida cotidiana.

  • Cada uno de los sentidos se va a estimular.

  • La circulación sanguínea se activa y promueve.

  • El sexo va a mejorar al igual que la comunicación en pareja.

  • Es una opción magnífica y que siempre se recomienda para sostener una vida sexual activa, porque se dan todas las condiciones para promover una relación.

  • La autoestima de la persona mejora porque se va a sentir deseada y amada.

En otras palabras, los beneficios de un masaje erótico son diversos y múltiples, razón por la que no deben ser vistos únicamente como una experiencia de carácter sexual.

Recomendaciones para un buen masaje erótico

  • La pareja tendrá que estar boca abajo para así comenzar por la espalda, más que nada porque es una zona del cuerpo que responde de excelente manera ante los estímulos.

  • La persona que da el masaje se puede mantener de pie, de rodillas o si lo prefiere montada sobre las piernas o caderas de la otra.

  • Existe lociones especiales para masaje que se pueden emplear. Al momento de utilizarlas la presión tendrá que ser leve, con movimientos lentos, en círculos y suaves.

  • Las palmas de las manos deben ser usadas durante el movimiento, pero también los dedos para así estimular cada parte del cuerpo por la que se pase mediante la aplicación del masaje.

  • No habrá que dejar de pasar los labios o la nariz por zonas clave como el cuello a medida que se avanza con el masaje.

  • Finalmente, no hay que olvidarse del contacto visual.