Queremos ayudarte a que navegues por Internet con más garantías. En la red es imprescindible poner en práctica algunos procedimientos de seguridad, puesto que los ataques, el espionaje y el robo de archivos y contraseñas son problemas graves a los cuales te expones. A continuación, te proponemos 5 consejos sencillos para usar Internet con seguridad:

1. Cierra la sesión correctamente

Cuando hayas acabado de usar tu correo electrónico, tu cuenta de Facebook o Twitter o cualquier servicio donde tengas que poner usuario y contraseña, no olvides de hacer clic en el botón o la pestaña “Salir”, “Cerrar sesión”, “Desconectar”. Parece obvio, pero muchísima gente sale de estas webs cerrando la ventana del navegador o entrando a otra dirección. Si no cierras correctamente la sesión, otras personas podrían acceder.

2. Crea contraseñas fuertes

No uses contraseñas fáciles de descifrar. Por lo tanto, quedan desaconsejados los passwords que hacen referencia al nombre de hijos o parejas, fechas de nacimiento o patrióticas (1714, independencia, 2014). Tienes que tender a hacer contraseñas que mezclen letras y números. Además, intenta hacer claves de acceso de más de 6 caracteres. Y el más importante: no guardes tus contraseñas en archivos Word, Google Drive u otros programas. Evita usar el mismo password por varios sitios web. Finalmente, cambia tu contraseña periódicamente.

3. Vigila cuando hagas compras por Internet

Hacer compras a través de la red es de gran comodidad y está a la orden del día. Pero vigila siempre de asegurarte que tu compra la haces en webs de vendedores reconocidos. Si estás interesado en un producto que se ofrece en una web desconocida, haz una búsqueda en Google para descubrir si alguien ha tenido algún problema con esta empresa. Además, cuando accedas a tu cuenta bancaria a través de Internet, tienes que permanecer alerta. No lo hagas desde ordenadores públicos, verifica siempre que la dirección es la del web del banco y sigue todas las normas de seguridad recomendadas por el banco.

4. Cuidado con las descargas

Si usas programas o aplicaciones para descargar archivos o acostumbras a descargarte archivos de webs de descargas, ten cuidado con cada cosa que bajes. Cuando finalice una descarga, comprueba si el archivo no tiene nada extraño, por ejemplo, más de una extensión (Ejemplo: “programa.mp4.exe), una medida muy pequeña o información de descripción sospechosa. Muchos virus se hacen pasar por archivos de audio y vídeo para engañar el usuario. Por supuesto, examina siempre que puedas el archivo que te has descargado con un anti-virus.

5. Alerta con los archivos adjuntos en un e-mail

El e-mail es una de las principales formas de propagación de virus. Ten cuidado cuando recibas mensajes que te piden abrir un archivo adjunto, principalmente si el correo proviene de alguien que no conoces. Para aumentar tu seguridad, puedes comprobar el archivo adjunto con un antivirus, incluso si esperabas recibir este archivo.